lunes, 30 de octubre de 2017

Mi historia con las dietas. Parte 3. Fin de la historia. =)

BuenassS!!

Por aquí estoy de nuevo para terminar de contaros MI HISTORIA... ¡¡Seguimos!!

Comenzaré con una cita de una listilla de Hogwarts a la que admiro:
"Temer un nombre, sólo incrementa el temor de lo nombrado"

La palabra "Gorda" es una palabra siempre, mal que nos pese, está unida a aspectos desagradables. Habitualmente es un adjetivo que, no sé muy bien por qué, se utiliza para insultar a la persona, y yo, llegué a temer profundamente esa palabra...

Bien, yo tuve una época en la que, aunque nadie me lo decía, (salvo la susodicha enfermera de la que os hablé Aquí, claro) me sentía gorda. Además, en mi fuero interno, estaba reforzando la idea de que la palabra “gorda” era una ofensa, de que no era algo bueno, de que no debía pronunciarla...

En la actualidad, gracias a muchas personas famosas y no famosas que están valorando y mostrando sus cuerpos tal como son, independientemente del peso que tengan, el estar “gordita” ha pasado incluso a ser cool. Pero seguimos sin llamarle por su nombre, utilizamos el eufemismo “curvy” que quiere decir curvilínea. Detalle que además no siempre va con estar gorda, porque puedes tener curvas estando delgada, y no tenerlas estando gorda. Es decir que “curvy” sigue sin definir a las personas gordas.
¿Por qué no podemos decir “esa chica gorda” o “ese chico gordo”? ¿Por qué si somos nosotras las gordas nos duele que nos llamen así? Pues porque nos han enseñado que es algo malo, negativo, un ataque a nuestra persona en toda regla, cuando es únicamente una acepción.

Esto, sinceramente creo que es una de las muchísimas cosas que la sociedad debería empezar a replantearse, puesto que, NADIE, y digo NADIE, debería sentirse ofendida al verse con unos kilos de más y por supuesto no sentirse ofendid@ si alguien se lo dice.

En fin, que me lio... Volvemos a mi situación:

Me encontraba en un momento de mi vida, midiendo 1,70 y pesando cerca de 75kg. Much@s afirmaréis que es un peso adecuado para la estatura que tengo y no digo que no, pero para mi se convirtió en un problema cuando intentaba correr 300m y me ahogaba, literalmente...

Fue entonces cuando, con el apoyo de mi chico y mi familia, decidí ponerme en manos de un verdadero profesional. Me fui a mi farmacia habitual, que tienen una nutricionista que es una pasada.

Me habló de la DIETA COMPLETA CINFA

Es una dieta NADA restrictiva, que te permite bajar de peso, de forma totalmente saludable, con 3 suplementos alimenticios que ayudan a perder el peso en 6 semanas y mantenerse a lo largo del tiempo (de hecho, yo sigo en el mismo peso que dejé aquel día que dejé la dieta, kilo arriba, kilo abajo)
Juntas hicimos un plan basado en el siguiente árbol de especificaciones:


Concretamente el mío era el plan amarillo (en base al peso que tenía, la altura y el tipo de actividad que solía hacer):


Os dejo aquí el menú de la primera de las tres fases, aquí encontramos los intercambios:


¿Qué son los intercambios? ¿Cómo funciona?

1 intercambio es la cantidad de alimento específico que tienes que comer de los diferentes grupos. Como os decía arriba es una dieta que no restringe ningún alimento concreto, simplemente tienes que seguir un menú establecido (eligiendo tú mism@ los primeros, segundos y postres) y hacer deporte, mucho deporte (para que os hagáis una idea yo hacía un mínimo de 2h de cardio + fuerza + tonificación).
Os dejo la hoja de los intercambios de la primera fase:


La primera fase, es la fase de choque, la más restrictiva en cuanto a cantidad de alimento que se ingiere, pero, gracias al suplemento del saciante, yo conseguía no pasar absolutamente nada de hambre. Como lo leéis!!! A veces incluso comía menos de lo que debía porque no tenía hambre!!!

Si queréis más información de las otras fases, dejadmelo en los comentarios.

Para terminar os diré que consegui bajar en esas 6 maravillosas semanas, entre 13-16Kg, de los cuales no he tenido ni efecto rebote ni problemas a nivel psicológico; bajé 12cm de cintura y aumenté mi capacidad pulmonar en un 45%, ya no solo podía correr los 300m sin asfixiarme, sino que podía correr de forma continuada con una recuperación más que satisfactoria.

La dieta cambió mi cuerpo, a nivel de forma, pero también de fondo y sobre todo a nivel psicológico. Ya nunca más volví a temer aquella palabra... 

Sí señores y señoras, estuve gorda, ¿y qué?... Lo importante es sentirse a gusto con un@ mism@ y sobre todo ESTAR SAN@! Y recordad, PUEDES HACER CUALQUIER COSA QUE TE PROPONGAS, SI CREES EN TÍ MISM@! Eso nunca lo olvidéis!!

Y hasta aquí mi historia muchach@s, espero que os sirva de ayuda. ¿Conocíais esta marca? ¿Y esta dieta? 

Perdonad la extensión de esta última entrada... =)

Nos leemos!!

domingo, 15 de octubre de 2017

Mi historia con las dietas. Parte 2

Hooola de nuevo chic@s!!!

Bueno, bueno, bueno... 

En la Entrada Anterior (Pinchad Aquí si no la habéis leído aún) hablábamos de las DIETAS, hoy entro de lleno a contaros MI HISTORIA, así que, si queréis saber más, quedaros a leerla que empezamos:


Nací en el año 1989 de unos padres cuyo físico era muy bueno y cuyos abuelos habían padecido sobrepeso en algún momento de su vida. Genética a medias. 

De pequeña, siempre he sido una niña con un peso normal, aunque de chiquitina siempre alardeaban (sobre todo mis abuelas y mi madre) de que yo tenía "rebolletes" o "rosquillitas", como dicen en mi tierra, en las piernas como símbolo de estar sanota... 

Bien es cierto que en mi adolescencia, allá por los 14 o 15 años estaba bastante delgada, porque mis hormonas estaban en plena ebullición y hacía muchísimo deporte gracias a las clases de gimnasia del instituto. Pero también es cierto que nunca he sido una chica con un cuerpo 10, de esos que salen en las películas... Ni lo quería.

Desde los 17 años, tengo un certificado de que mi capacidad alveolar, pulmonar y cardíaca no son óptimos para realizar ejercicios de alta intensidad que conlleven un esfuerzo respiratorio elevado. 
Bien, nunca he dejado que esto me influyera a la hora de realizar ejercicio, pero sí me servía de excusa (barata) para esos días perros en los que no me apetecía ni salir a pasear.

Después de ese diagnóstico y de esa temporada, mi cuerpo fue tomando forma de "adulta" y ahí empezaron a acumularse los kilos.
Empecé a hacer todo tipo de dietas, todas las imaginables, tachadas de buenas para la salud, de no pasar hambre, de los 3 días, de los 7 días, militares, del pepino, del kiwi, de depurar el cuerpo, de definir y tonificar, bla... bla... bla... TODAS.

Cuando empecé la universidad, allá por el 2012 y debido a que a penas hacía más deporte que subir y bajar las escaleras del metro y del centro, seguí acumulando kilos, kilos que no me venían nada bien a nivel de salud.
Decidí comprar una tabla para hacer ejercicios en casa, pues cuando llegaba de la universidad no me apetecía salir de nuevo a correr o al gimnasio. Pronto me di cuenta de que me servía los primeros 8 días, luego lo dejaba por aburrimiento.

Llegó el día en que tuve que hacerme el chequeo general anual, el que se hace en el médico. 

Cual fue mi sorpresa, que después de realizar las pruebas pertinentes de respiración, flexión, torsión, fuerza, etc, etc, etc. El médico me entrega un sobre con dos papeles adjuntos:
  • Los resultados de mi examen médico
  • Una citación para ver al nutricionista de la sanidad pública por "Sobrepeso".
Nunca antes nadie me había dicho que podía padecer sobrepeso y nunca antes pensé que una única palabra minaría mi moral tanto como aquella.

Con las mismas, me fui a ver a aquella señora que se hacía llamar nutricionista, pero que pronto se convirtió en mi peor enemiga, pues desde la primera visita (y la única) sentí que me miraba con desprecio por encima de sus gafas de media luna, mientras me decía: "Tienes que salir a correr, pero en serio eh? No vayas un día y luego no vuelvas más eh?", "Nos vemos al mes que viene".
Pues espero que estuviera esperando sentada, porque no volví.

Después de aquello, la palabra sobrepeso (aún a día de hoy, pasados dos años y que ya no lo padezco) sigue persiguiéndome en mi historial clínico. 
Da igual que desde entonces me hayan operado dos veces, que haya tenido episodios de infección casi letal, que sufra de alergia asmática crónica....
Para la sanidad pública, seguiré estando gorda....

CONTINUARÁ....

martes, 10 de octubre de 2017

Mi historia con las dietas. Parte 1

Buenas muchach@s!!

Vuelvo después de mucho tiempo, aprovechando que he podido sacar un huequito en mi más que ajetreada y apretada agenda laboral.... Como siempre os pido perdón!!

Como veis en el título de la entrada que os traigo, os quiero hablar de las DIETAS, a nivel general. Lo voy a hacer en tres entradas, para que no sean excesivamente largas.

En esta primera parte os hablaré de por qué hacemos dietas y por qué deberíamos hacerlas, en la segunda entrada os hablaré de mi historia con las dietas y en la tercera parte, os contaré cómo pude bajar ¡hasta 16kg sin efecto rebote! gracias a una dieta que sí funciona y que está al alcance de TOD@S!

Empezamos.


Sé que much@s hacéis dieta ahora mismo, creo que hacer dieta es algo que tod@s hemos hecho en algún momento de nuestra vida, pero, parad a pensar... ¿POR QUÉ HACEMOS DIETA?

Antes de empezar, hay que tener muy en cuenta que el aspecto psicológico y el cuerpo humano están altamente ligados y por lo tanto el estado emocional de la persona influye en gran manera en la salud física.

Es por esto que hacer una dieta afecta altamente el aspecto psicológico... ¿Por qué?


Muchas veces (cerca del 89,9% de las veces), el abandonar una dieta puede conducir a un estado depresivo que guiará a la persona a comer más y a aumentar el peso que se tenía originalmente antes de empezar la dieta. 
Esto es conocido vulgarmente como el "Efecto yo-yo" o "Efecto rebote", que no es más que un estado anímico depresivo.

Por lo tanto, OJO! Las dietas realizadas por problemas psicológicos o sociales (pensar que los demás piensan que estás gord@), no son buenas pues afectan emocionalmente al individuo y algunas veces lo hacen caer en largos períodos depresivos por no haber logrado el objetivo.
Otro OJO que os quiero remarcar muy mucho es que "Estar delgad@ no implica estar san@", quedaros con esta copla, porque es muy importante.

Tened en cuenta que, hay que hacer dieta, SÍ y SÓLO SÍ:
  • Vuestra salud depende de ello (prescripción médica).
  • Queréis cambiar algún aspecto de vuestro cuerpo porque VOSOTR@S MISM@S sentís una carencia a nivel psicológico y os sentís con fuerza de voluntad para dicho cambio.
  • Tenéis claro que vuestras características psicológico-emocionales son estables.
Y hasta aquí la entrada de hoy chic@s.

Nos leemos en los comentarios!!! Sed felices!!!! =)

lunes, 1 de mayo de 2017

Empecemos Mayo...

Hooola muchach@s!!

Cómo hemos empezado el mes de Mayo??

Hoy os traigo una breve entrada para pedir vuestra opinión, os voy a dejar una imagen con varias ENTRADAS que me gustaría publicar, para saber por cuál os interesa que empiece.

Os doy opciones de diferentes temáticas, para que haya variedad.


Espero vuestros comentarios, nos vemos. ;D

lunes, 24 de abril de 2017

Hablemos de huevos

Hola muchach@s!!

Qué tal ha ido la semana?? De nuevo de vuelta por aquí. 
Me encanta poder dejaros unas cuantas entradas para no dejar de lado el blog, ya que escribir me encanta y me distrae de la rutina diaria, así que últimamente estoy contenta. 
Espero que las entradas que os dejo os gusten, por lo menos. =)

Hoy os traigo una entrada que me parece bastante interesante, ya que últimamente estoy encontrándome con mucha gente que o bien ha dejado de comer animales/huevos/derivados, etc. porque no saben la procedencia de los mismos...

Pues hoy la entrada va de HUEVOS. =)


Quizá much@s os preguntéis qué son los NUMERITOS esos que vienen impresos en cada uno de los huevos que compramos en las tiendas. No??

Seguro que habéis visto que cada huevo lleva impresos varios números y letras encima de la fecha de caducidad. A pesar de ser un código más, esconde mucha información sobre la manera en que ha sido producido, su código identificador y hasta el país del que proceden. Información que habitualmente pasa de largo entre los consumidores pero que es muy importante para aquellos que desean comer alimentos ecológicos.

Como dato curioso, deciros que nuestro país es el tercer productor de huevos de la Unión Europea, con 48 millones de gallinas y una puesta de unos mil millones de docenas de huevos anuales. 
Según los datos de la ONG Compasion in World Farming (CIWF), el 90% de estas aves está criada de forma intensiva, lo que significa que las gallinas viven enjauladas en condiciones artificiales, lo que les produce diversas enfermedades y sufrimiento. 
Por lo que han pedido a los consumidores "que exijan huevos de gallinas camperas, que viven en condiciones dignas". Sin embargo, para la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos, Inprovo, la situación es muy distinta. Según esta fuente, cuando las gallinas están criadas de manera intensiva, "el espacio que se les da es más que suficiente para moverse por toda la jaula junto con sus compañeras (750 cm2) por ave. Además justo este sistema evita enfermedades al estar más controladas y tener siempre la temperatura, iluminación, alimento…etc. adecuadas".


"Gallinas camperas" ¿Del campo realmente?

En cualquier caso, si lo que queréis consumir son huevos de gallinas camperas, es más que recomendable conocer el significado del código que llevan impreso en la cáscara. El primer número indica la forma de cría de las gallinas: el "0" significa que provienen de gallinas libres y alimentadas a base de piensos ecológicos, el "1" indica la proveniencia de gallinas camperas, es decir, libres y alimentadas con piensos; los huevos con el número "2" son gallinas que han sido criadas en grandes naves, colocadas horizontalmente; finalmente, aquellos huevos que tienen un "3" como primer número provienen de gallinas dispuestas en jaulas verticales.

En el supermercado, lo más habitual es encontrar huevos de gallinas criadas en jaulas. En muchos establecimientos directamente no disponen de huevos ecológicos, con los dígitos 0 ó 1 grabados en la cáscara. Sin embargo esta tendencia está cambiando y cada vez es más normal encontrar huevos camperos o ecológicos, notablemente más caros.

Las dos letras siguientes indican el país en el que han sido producidos y el resto de números pertenecen al código de identificación del productor.
Ganadería industrializada

Los datos de CIWF indican que en todo el mundo, la producción de huevos de gallinas enjauladas es del 60%. "Una gallina que vive enjaulada termina su corta vida metida en una pequeña jaula de alambre con varias gallinas más. El suelo es de malla alambrada. Según la legislación de la UE, el espacio mínimo de suelo permitido para cada ave tiene un tamaño inferior al de una hoja de papel A4" explican desde la organización.


Desde inprovo explican que todos los sistemas de producción son válidos y todos tienen ventajas e inconvenientes, apuntando que es finalmente el consumidor quien debe decidir qué tipo de huevos comprar.

Personalmente, rara es la vez que en casa compramos huevos, ya que tanto mi familia como la de David, tienen gallinas en terrenos de Segovia y nos proveen bien durante todo el año. Y la verdad es que cuando nos vemos obligados a comprar, la diferencia es abismal, no sólo por el sabor, que también, si no hasta en el color y olor de las yemas!!! Como os lo digo!!!!
En fin, que aunque nosotros compramos siempre los huevos con la numeración que empieza por 0, nunca, NUNCA, son iguales que los huevos de nuestras gallinas.

Y por hoy nada más chic@s, espero que esta entrada os resulte útil e interesante. Tenedlo en cuenta la próxima vez que compréis huevos en la tienda! ;)

Nos vemos!!!!

jueves, 20 de abril de 2017

Cómo detectar una adicción patológica al sexo?

Buenas muchach@s!!

Al hilo de la entrada anterior, hoy os traigo una nueva entrega relacionada con la hipersexualidad o GENTE ADICTA AL SEXO, en esta ocasión, os dejo por aquí algunos estudios que quieren aproximar una serie de PARÁMETROS para DIAGNOSTICAR este TRASTORNO.

Espero que os sirva y que lo disfrutéis. =)


Aunque se pueda bromear con el término, la adicción al sexo es un problema psicológico que puede traer graves consecuencias sobre la vida y relaciones sociales de quienes la padecen. 

Por eso, como os decía, un equipo de psicólogos y psiquiatras de la Universidad de California han formulado una lista de criterios para diagnosticar el llamado "desorden hipersexual" como un tipo más de trastorno de la salud mental.

Algunos de los síntomas que reúnen los adictos al sexo incluyen un patrón repetido de fantasías sexuales y el recurrir a la actividad sexual en respuesta a estados de ánimo desagradables como el estrés o la depresión. 

Además, estos individuos no consiguen tener éxito en sus intentos de reducir o frenar su actividad sexual cuando se dan cuenta de que ésta es problemática. 

Según explica Rory Reid, autor del trabajo que leí: "Mucha gente usa el sexo de vez en cuando para escapar del estrés, esto es algo normal. El problema es que para estos pacientes se trata de una conducta constante, que se intensifica hasta tal punto que el deseo sexual controla todos los aspectos de sus vidas, y además se sienten impotentes en sus esfuerzos por cambiarla".

Algunos investigadores comprobaron la eficacia de estos criterios a la hora de diagnosticar adicciones sexuales en más de 200 personas con distintos problemas de salud mental, y consiguieron diagnosticar correctamente al 88 por ciento de los pacientes.

Además, encontraron que la mayoría de individuos con desorden hipersexual sufrían las consecuencias de su enfermedad: 
- El 17 por ciento había perdido su empleo al menos una vez, 
- El 39 por ciento había finalizado una relación sentimental, y 
- El 28 por ciento había contraído alguna enfermedad de transmisión sexual. 
- Del total, el 54 por ciento de los afectados se habían dado cuenta de tener una conducta sexual anormal antes de los 18 años, y un 30 por ciento lo había constatado durante la época universitaria, entre los 18 y 25 años,
- Las conductas más repetidas entre los pacientes incluían la masturbación y uso excesivo de pornografía, seguidas del sexo consentido y el cibersexo

Según Reid, "Las personas que manifiestan los síntomas de la enfermedad experimentan las secuelas en su vida diaria". Por lo tanto, podemos decir que la conducta hipersexual se relaciona con una mayor perturbación emocional, impulsividad e incapacidad para manejar el estrés".

Como dato curioso para terminar os diré que, los autores pretenden incluir el desorden hipersexual en la próxima edición del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Desórdenes Mentales (DSM-5), y que, por suerte o por desgracia, en mi campo es considerado como la `biblia' de la psiquiatría. Así que, vamos avanzando.

Qué os ha parecido el artículo? Interesante verdad???

Me encantará leer todos vuestros comentarios al respecto.

Nos leemos!! =)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...